Relato: Mensajes Ocultos (I)

El anciano encontró la llave en una pequeña caja, que se encontraba escondida en el armario. La tomó con sus manos temblorosas (como si acabase de encontrar un tesoro), la guardó en el bolsillo de su pantalón, mientras se dirigía hacia el sótano.
Ansioso y pensativo, bajaba las gradas con dificultad, recordando que hace muchos años vió a su esposa esconder un cofre de tamaño mediano en ese sótano. Fue esa vez, cuando él preguntó a ella, qué estaba haciendo y esta se limitó a decir la verdad. Con su confianza puesta siempre en su amada Rosaline, no quiso insistir en saber de qué se trataba.

No tardó en encontrarlo, pero no quiso abrirlo en ese lugar; así que, se trasladó a la sala.

La vieja radio sonaba con los mejores exitos, cuando ellos eran jóvenes. Su mano de manera nerviosa pasaba encima del cofre, retirando el polvo que este tenía, sacó la llave de su bolsillo, y finalmente lo abrió.

Se sorprendió al encontrar muchos papeles  y un viejo disco de vinilo…

En ese instante el locutor anunciaba otro éxito en la música, se trataba de «Killing me softly». 

La magia de la música hacía efecto en un momento muy emotivo para  él, esa canción era muy significativa a su situación. Tomó la primer hoja de papel y se dispuso a leer:

  • Septiembre 29, 1974:

[Escribo muy emocionada cada una de estas letras. La noche anterior, Susie organizó una fiesta en su casa, fui con mis amigas. Utilice mi vestido favorito, color celeste. Disfrutamos como siempre, entre risas, un par de bebidas. ¡Exactamente, como cualquier chica de mi edad!

Bailaba (no tan bien) y cantaba, disfrutando cada pieza musical. De repente, a lo lejos vi a un chico sonriendo tontamente, no le preste atención y continué bailando; minutos después, mi mirada se dirigió inconscientemente hacia él y nuevamente seguía sonriendo de esa manera. Le devolví la sonrisa tímidamente…]


  •  Noviembre 5, 1974: 

Es increíble cuando lo inesperado llega a tu vida, y una vez aparece, no hay manera de que se vaya. Richard me ha llevado a cenar esta noche, y al ritmo de “you’re the first, the last, my everything”, me robó un beso; nuestro primer beso.

¡Me he enamorado!


 


©2016, Paola Contreras

(Derechos de Autor, LPI.)

Anuncios

2 thoughts on “Relato: Mensajes Ocultos (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s